Francia surge como favorita ante una Argentina crecida

Francia luce ligeramente favorita tras su devaluación previo Catar, gracias al excepcional bombardero que posee y un implacable navío en cada línea, contra una Argentina que se repuso del batacazo inicial, en el quizás más esperado duelo Mundialista que se recuerde en muchas décadas.

El buque galo, comandado por el infalible delantero Kylian Mbappé, tiene todas las de ganar ante la tropa del genio Lionel Messi, el principal duelo entre una caterva de enfrentamientos individuales de matar o morir.

Tanto los franceses como gauchos irán a por su tercera Copa Mundial, segunda ocasión que sucede tal acontecimiento (la anterior fue en 1970, Brasil-Italia).

En los enfrentamientos Mundialistas, la albiceleste ganó dos (1-0, en Uruguay 1930; 2-1, en Argentina 1978); contra una victoria de la europea (3-4, en Rusia).

Argentina buscará igualar a su archirrival Brasil (Corea-Japón 2002), como los únicos ganadores en suelo asiático.

La “Bleus” llega a la instancia no sin haber tropezado, con el intruso Túnez asestándole una derrota que sólo mutó su orgullo monárquico; mientras la albiceleste mordió el polvo ante Arabia Saudita, caída que parecía la catástrofe de Las Malvinas.

Esta Francia también arrastra ausencias, principalmente de Karin Benzemá y Paul Pogba, pero mostró en toda la contienda que sólo Brasil contaba con mayor plantilla en términos individuales.

Su equipo, igualmente amurallado con los superbos Aurélien Tchouaméni, Antoine Grizmann, Ousmane Dembélé, el reencontrado e histórico goleador Oliver Giroud, Theo Hernández, Jules Koundé, Dayot Upamecano y Raphaël Varane, además del gran Hugo Lloris, es más que suficiente para imponerse ante los mejores del planeta.

¿Le alcanza a Argentina?

La fachada de esta Argentina se ha parecido mucho a la de Italia ´90, con caída en debut y su enorme protagonismo, tanto como equipo e individualidades en las semifinales.

La Patagonia tuvo que resurgir ante un bravísimo Países Bajos, despachándolo por penales, gracias al insondable protagonismo de Emiliano Martínez, tal cual heroísmo de  Sergio Goycochea en territorio transalpino.

Lo que hizo Lionel Messi contra el mejor defensa central del Mundial, Josko Gvardiol, también trajo a la memoria al irrepetible Diego Maradona contra Brasil en 1990.

Pero esta Argentina, igual que la del “dios” tendrá que mostrar al mejor Messi de su vida, junto al ataque de Julián Álvarez (4 goles en 4 partidos), el incansable Ángel di María, Nicolás Otamendi y Cristian Romero, como vertebrales, además de Alexis Mc Allister, Enzo Fernández, Rodrigo de Paul ante las andanadas y defensa pretorianas.

El constante asedio en ataque del Fideo será clave contra el irrompible cerrojo, mientras la zaga Argentina tendrá como mayor reto aplacar a Mbappé, principalmente en el área chica, donde resulta cuasi infalible.

El gran dilema gaucho será quién puede contra el letal delantero, probablemente con Rodrigo de Paul el indicado, por su entereza y velocidad, junto al-Cuti- Romero para encerrar al nativo de Bondy en sus perímetros de mayores estragos.

Esta es la Francia que no manca cuando pone el ojo de la bala. Y su contraparte sería el sensacional Álvarez, con sus veloces ataques de contragolpe y disparos certeros a puerta, que salvarían la última oportunidad de La Pulga levantar el macizo de oro.

El segundo gran duelo será entre los centro-delanteros Àlvarez y Giroud, ambos con cuatro dianas, el primero con un partido menos.

Quizás la única posibilidad notable argentina será detener a Mbappé sin provocar el daño colateral que pueda hacer Griezmann, quien se mueve veloz por todos los flancos con muchísima pólvora. Ni se diga de los Tchouaméni y Dembélé. Será un fuego cruzado ante el

EL MAYOR DUELO

Lionel Messi                5 goles      3 asistencias

Kylian Mbappè            5 goles      2 asistencias





Source link

Por laromana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *